Archivos para 30 octubre 2014

Declaración de los grupos parlamentarios de EAJ-PNV, EH Bildu y PSE-EE en relación a la Renta de Garantía de Ingresos

Ante la moción presentada por el PP autotitulada “revisión del actual sistema de protección para combatir el fraude en las ayudas sociales”, los grupos parlamentarios aquí presentes hemos querido testimoniar nuestra postura radicalmente opuesta al PP.

Ante la moción presentada por el PP autotitulada “revisión del actual sistema de protección para combatir el fraude en las ayudas sociales”, los grupos parlamentarios aquí presentes hemos querido testimoniar nuestra postura radicalmente opuesta al PP, no haciendo aprecio alguno a una iniciativa que se inscribe en la ofensiva general contra el estado de Bienestar, los derechos y libertades públicas, las políticas sociales, el derecho del trabajo y la diversidad cultural.
Porque, para fraude, la propia moción, que no guarda relación alguna entre el encabezamiento y la parte propositiva, que es un resumen de acuerdos anteriores adoptados por este Parlamento y que en nada suponen revisión alguna del sistema de protección social, que el PP está empeñado en desmantelar.
El sistema vasco de protección Social es un referente que constituye una amenaza para quienes no creen en los valores de la justicia social o la igualdad de derechos entre la ciudadanía. Por ello, están entregados a una estrategia de involución permanente y por etapas, siendo esta de hoy una más, que preludia una campaña ominosa contra las personas extranjeras y otros colectivos desfavorecidos mediante la estigmatización y la exclusión social, amparada en la doctrina de excitar las pasiones más bajas y las pulsiones más primarias.
Sabemos que el sistema no es perfecto y que deben acometerse mejoras para evitar casos de fraude. Porque los hay. Pero no aceptaremos, bajo ningún concepto, estigmatizar a todo un colectivo. Sería una injusticia y una irresponsabilidad. Más aún cuando el Partido Popular sabe y no denuncia otro tipo de fraudes que se comete contra las arcas públicas, como es el fraude fiscal, que es muy superior al que se detecta en el cobro de las ayudas sociales.
Pero el PP y el señor Maroto prefieren crear confusión y emprender una campaña bajo acusaciones muy graves y sin datos objetivos que las avalen. Y, por si fuera poco, anuncian una recogida de firmas en apoyo al cambio que el PP quiere impulsar con el objetivo de endurecer los requisitos para acceder a las ayudas sociales.
Solo buscan crear un caldo de cultivo contrario al sistema de protección social que tenemos en Euskadi. Si realmente quieren cambiar la ley vigente pueden y deben elevar su propuesta a este Parlamento.
Lo que nos corresponde como responsables políticos es fortalecer y hacer sostenible en el tiempo el sistema de bienestar social por el que destaca Euskadi. Eso, y solo eso, repercutirá en el bienestar de la sociedad vasca.
Por esta razón, los grupos parlamentarios EAJ-PNV, EH Bildu y PSE-EE denunciamos alto y claro la actitud que está manteniendo el Partido Popular en torno a las ayudas sociales. Ha llegado el momento de decir basta y plantarnos antes esta campaña injusta, insolidaria e irresponsable.
Y por esa razón nos hemos inhibido de este debate trucado, falso, insolidario y xenófobo, que solo pretende confundir a la ciudadanía.

Deja un comentario

Joseba Egibar. Presidente PNV de Gipuzkoa (Entrevista DV 2014-10-26)

«Bildu está hinchando la administración pública para desvitalizar a la sociedad y controlarla»

«A día de hoy no prevemos pactos ni con PSE ni con Bildu. El PNV configurará las mayorías para la Diputación en función de que se mejore lo construido hasta ahora»

Los partidos en Gipuzkoa están ya en modo precampaña, pero Joseba Egibar (Andoain, 1959) cree que todavía es pronto para desvelar las cartas, en forma de alianzas postelectorales, que jugará el PNV para intentar recuperar la Diputación de Gipuzkoa en mayo. De momento, el presidente del Gipuzko Buru Batzar y portavoz parlamentario se centra en arremeter contra la gestión de Bildu en el territorio.

–El PNV se presenta con un candidato, Markel Olano, con la experiencia de haber sido diputado general de Gipuzkoa, pero que no ganó ninguna de las dos elecciones a las que concurrió. ¿Es un riesgo?

–El PNV está en condiciones de revalidar liderazgo porque es quien mejor refleja la síntesis del territorio. Salimos a ganar en Gipuzkoa y en Donostia con Eneko Goia. Los guipuzcoanos han podido analizar los resortes con que Bildu gobierna y quieren recobrar los estadios de libertad que Bildu impide con su control.

– ¿Qué le parece el candidato de EH Bildu, Xabier Olano?

–Es un elemento de la vieja guardia de la izquierda abertzale y obedece al esquema clásico de la izquierda abertzale.

– ¿Y el del PSE-EE, Denis Itxaso? ¿Cree que los socialistas buscan un nuevo perfil?

–El PSE está en situación crítica. A Idoia Mendia le va a corresponder gestionar los peores resultados en Euskadi y están intentando sacar cabeza. PP y PSE cada vez van a tener menos peso electoral y menos capacidad de influencia.

– ¿Si el PNV gana pero no le dan los números para conseguir una mayoría capaz de gobernar en Gipuzkoa, que puerta tocaría primero para un acuerdo, la de EH Bildu o la del PSE-EE?

–Primero hay que ganar las elecciones. Estamos a siete meses vista. Me hace preguntas de víspera electoral.

– ¿Pero, por ejemplo, si le salen los números con el PSE-EE estaría dispuesto a explorar un acuerdo postelectoral con los socialistas?

-Hasta el día de las elecciones sinceramente no se puede hablar. Lo que sí veo es lo que sucede en Gipuzkoa con el choque de modelos entre el PNV y Bildu. Ahí va a estar la clave. El proyecto de la izquierda abertzale, que hasta hace tres años ha convivido con la estrategia político-militar, tiene unos vicios de imposición que se han detectado en la gestión de Bildu.

– ¿Puede concretar esos vicios?

-Bildu tiene un propósito clarísimo de hinchar la administración pública en Gipuzkoa para desvitalizar a una sociedad viva y controlarla, no para mejorar los servicios públicos. Con eso ahogan la iniciativa privada y machacan a las pymes. No creen en la empresa. No quieren la prosperidad entendida como riqueza que acumulan los gipuzkoanos colectivamente. Se ve con el ‘atez ate’, con una persona que controla lo que tiras a la basura; pasa con Kutxabank, donde no asumen la responsabilidad que les otorga su presencia arriba donde se toman decisiones, cuando el control público y la obra social están garantizados; con Kabia (publificar las residencias de ancianos), o las mentiras sobre el agujero de Bidegi, que no existe. ¡Si hasta una alcaldesa quiso crear un CSI canino con las heces de los perros para identificar al dueño! El modelo de Bildu sirve para otras latitudes del planeta Tierra, pero no para este pueblo ni para el mundo cooperativo. Por eso no se atreven a exhibirlo del todo.

Liderar el baile de pactos

– ¿Con este escenario que dibuja, si EH Bildu gana otra vez, el PNV volvería a permitir que gobernara la Diputación de Gipuzkoa como en 2011 o esa estrategia ya acabó?

–Todos los partidos compartimos inicialmente el principio de que el mejor derecho a construir gobierno lo tiene el que gana las elecciones. Hace falta saber qué capacidad tiene esa primera fuerza política para concitar apoyos. Nosotros queremos ganar y tener ese mejor derecho.

– ¿Pero es consciente de que el escenario de un triunfo de EH Bildu en Gipuzkoa no es descabellado?

–Puede suceder.

–Y en ese caso, ¿qué haría el PNV?

–Pues habrá que ver qué capacidad tiene Bildu de generar mayorías.

– ¿O sea que, a día de hoy no prevé un pacto automático con el PSE-EE en Juntas Generales para alcanzar mayorías alternativas a EH Bildu?

–No, porque queda mucho tiempo y salimos a ganar. Y la contraposición de los dos modelos de PNV y Bildu se verá en estos siete meses.

–PNV y EH Bildu no excluyen la posibilidad de acuerdos de gobernabilidad en mayo. ¿O ustedes sí los excluyen?

–Los acuerdos con Bildu tienen un problema: que está atada a los problemas que ha dejado la fallida estrategia político-militar. Bildu hace un planteamiento de confusión a la sociedad con respecto al PNV. Dice que tienen que hablar con nosotros del derecho a decidir porque en el modelo social somos antagónicos. Pero Bildu llega tarde, porque los demás hemos construido en los últimos 35 años un modelo de protección social mientras ellos estaban a una ‘revolución’ que ha fracasado. Este modelo económico, basado en la colaboración público-privada, no les gusta pero no tienen alternativa. Chocan con el PNV, con el espíritu emprendedor del guipuzcoano y hasta con su propia gente de Bildu, más que de Sortu. Esto colisiona con nuestro modelo, pero vamos a ver hasta dónde actualizan ellos el suyo.

– ¿Ese choque de modelos entre PNV y Bildu excluiría entonces pactos postelectorales entre ambos o no?

–Lo que decimos es que sobre la base del modelo construido entre todos, perfeccionemos, pero no fuera de la realidad ni en la ficción de las fantasías revolucionarias.

– ¿Entonces usted no excluye esa posibilidad, sobre todo cuando al mismo tiempo augura al PSE unos resultados electorales muy pobres?

–De la pregunta negando no intente usted sacar una afirmación. El PNV configurará las mayorías en función de lo construido hasta ahora e intentando mejorarlo. Después ya veremos el nivel de aproximación que tengan otras fuerzas.

–Entiendo que el acuerdo fiscal y de estabilidad vigente en Euskadi con el PSE no les vincula a acuerdos postelectorales.

–Tenemos un acuerdo marco sobre empleo y reactivación económica, que dio sus frutos con los presupuestos del año pasado y ahora estamos en los prolegómenos del proyecto presupuestario actual. El PSE viene de una posición electoral muy delicada y ahora no advierto un cambio estratégico para las próximas forales y municipales, sino que intentará salvar lo que pueda en las elecciones.

– ¿Los pactos de gobernabilidad en Gipuzkoa estarán condicionados a pactos generales en el conjunto de las instituciones vascas?

–No tiene por qué, aunque hay que tener una visión conjunta y en el puzzle entrará también Navarra.

– ¿Podemos puede condicionar el mapa electoral en Euskadi?

–Veo a gente del PSE y Ezker Anitza preocupada. Y veo una llamada de atención a todos los partidos por la desafección de la ciudadanía. Pero en este país, las elecciones siempre han tenido como condición inherente un acercamiento, sintonía y fidelidad entre los partidos y la ciudadanía lo suficientemente importante, y que hará que los partidos de formato más clásico reaccionemos.

–Se ha hablado mucho esta semana de propuestas para avanzar en un proceso de paz. ¿Deben implicarse los gobiernos español y francés para favorecer el desarme de ETA, como se les ha pedido estos días desde distintos ámbitos?

–Los gobiernos tenían que haber hecho eso antes. La verificación de la decisión de ETA tocaba hace tres años. El decomiso de las armas no es una cuestión tan sencilla como hacen ver. La posición de los gobiernos ha sido de absoluta irresponsabilidad.

– El presidente de Sortu, Hasier Arraiz, habló de hacer una «reflexión crítica del pasado», un aspecto que usted siempre ha exigido. ¿La izquierda abertzale va a hacer esa autocrítica que le reclama?

–Insistir en el tema no tiene sentido. El tiempo en que la izquierda abertzale tenía que haber lanzado un mensaje muchísimo más claro ya ha pasado. Tenían que haber lanzado un mensaje a dos mundos. Primero a la sociedad, como MacGuinness y el IRA, diciendo que ‘para abordar el futuro tenemos que enfrentarnos a nuestro pasado sin tapar fracasos colectivos’. Pero no lo han hecho por falta de valentía o imposibilidad del guión. Y el otro mensaje era para los presos. La izquierda abertzale no dice nada, ni siquiera sobre los procedimientos para, de forma legal y real, re-socializar a los presos. Se escuda en el acercamiento y la transferencia de Prisiones. El tiempo pasa y nadie quiere asumir esa responsabilidad colectiva. La izquierda abertzale ha optado por no hablar y esto les resta credibilidad. Pero la izquierda abertzale se compone de dos grandes partes: los presos y los que en su día o no tuvieron vocación o no tuvieron la valentía para entrar en ETA. Que se hable claro y den una salida a los presos. Si Sortu ha echado mano de la ley para actuar en política y nadie les dice que sean traidores o entregados a España, ¿por qué no permite a los presos que se valgan de la misma legislación?

– ¿En qué situación está la ponencia de paz del Parlamento Vasco? ¿Con quién está negociando el PNV para reflotarla?

–Con todos. Si PSE y PP consideraron tan bueno el acuerdo del suelo ético, que por cierto también admite la izquierda abertzale, ¿por qué no lo desarrollamos? Porque les da miedo el futuro político. PP y PSE no saben qué va a ser de su proyecto en los próximos tiempos por su tendencia electoral a la baja y buscan ganar tiempo retrasando el final de ETA para gestionar su agenda política. Y no sé si la izquierda abertzale se da cuenta de eso. Además, PSE y PP dan así argumentos a la izquierda abertzale para que no se mueva y clarifique. La ventaja es que el Gobierno Vasco, Urkullu y Jonan Fernández siguen con el plan de paz, y el que persevera y trabaja, saca los proyectos.

«La independencia de Catalunya es irreversible con la unidad de fuerzas».

«En Euskadi hay que mejorar las condiciones para, llegado el momento, afrontar un proceso de emancipación nacional con mayor garantía»

– ¿El proceso soberanista catalán es viable una vez anulada la consulta original del 9-N?

–La clave es la unidad de las fuerzas políticas que creen que Catalunya constituye un sujeto político con derecho a decidir. Y aquí la clave sería la misma. Si CiU y ERC hubieran optado hace tres años por vías divergentes no se hubiera producido este proceso.

– ¿Ese entendimiento entre fuerzas partidarias del derecho a decidir puede tener vinculación con pactos postelectorales después de mayo en Euskadi?

–No lo vinculo porque nadie está en condiciones de decir que no pacta contigo si no hay un acuerdo sobre tal o cual asunto.

– ¿Comparte que el PNV y Urkullu hayan marcado distancia con el proceso soberanista catalán?

–Tenemos tiempos diferentes. Desaparecida ETA, aquí tenemos que aclarar el camino entre las fuerzas políticas que creemos en el derecho a decidir. Y Catalunya ya no tiene marcha atrás. La independencia les costará más o menos pero la van a conseguir. Es irreversible. Hay mucho agorero que hablará de plebiscitarias, esto y lo otro, pero son cuestiones de segundo nivel si se mantiene, como condición básica, la unidad de los partidos.

–Habla de tiempos diferentes respecto a Euskadi. ¿Cuándo se podría dar aquí un proceso similar?

–Las consecuencias del fin de ETA están atenazando y marcando las agendas. El Estado le tiene cogida la medida a ETA, a la izquierda abertzale y también al PNV. ¿A qué espera la izquierda abertzale para una reflexión de calado sobre el pasado reciente y el futuro? En todo caso, yo lo que no diría es que tenemos prisas. Además, los teóricos tiempos muertos también hay que aprovecharlos para fortalecer tu país y mejorar las condiciones para que, llegado el momento, afrontemos un proceso de emancipación nacional con mayor garantía.

– ¿La apuesta del lehendakari por el pacto bilateral con el Estado desactiva la búsqueda de una vía soberanista con Sortu?

–No. El diálogo institucional es obvio, pero la otra parte no responde.

–En Escocia la gente parece que se decantó por el ‘no’ por miedo a la incertidumbre de un posible escenario de independencia. ¿Aquí ocurriría lo mismo?

–Nuestra prioridad es garantizar el futuro económico, social y político de nuestro pueblo, con un modelo propio, una estructura política propia y una sociedad cohesionada. La soberanía política y la económica son dos caras de la misma moneda, y si se articulan en claves de justicia social, la independencia no solo es viable sino recomendable. Cada vez está más claro que España lastra el futuro de este país y Euskadi tiene que espabilar sin esperar a España, aunque nos interesa que el país vecino marche bien.

Deja un comentario

Josean Galera, Viceconsejero de Medio Ambiente (DV 2014-10-26)

«Es infame que la Diputación, después de tres años sin hacer nada, nos achaque el retraso en su plan de residuos»

«El proyecto de la planta de Zubieta, por llamarlo así, lo presentaron el lunes y del vertedero de Zestoa no sabemos nada. ¿Qué han hecho hasta ahora?»

El lunes la Diputación acusó al Gobierno Vasco de retrasar la autorización de la planta de residuos de Zubieta, infraestructura principal del plan de Bildu, por motivos electorales. En esta entrevista, el viceconsejero de Medio Ambiente, Josean Galera, contesta que es «inadmisible e infame que la Diputación, después de tres años sin hacer nada, nos atribuya el retraso». Galera afirma que Gipuzkoa se va a encontrar con un problema, ante el incumplimiento de los plazos dados por la Diputación para la apertura de las instalaciones prometidas. En este sentido, subraya que la institución foral presentó el lunes el proyecto de la planta de Zubieta que pretende poner en marcha a finales del próximo año y que del vertedero de Zestoa «no sabemos nada».

– ¿Están intentando retrasar la autorización ambiental de la planta de tratamiento mecánico-biológico ( TMB) de Zubieta por motivos electorales, tal y como ha denunciado la Diputación?

– Es infame e inadmisible que la Diputación, después de tres años sin hacer nada, venga ahora con estas acusaciones. El Consorcio ( GHK) dispone desde abril de 2010 de los permisos pertinentes para construir las infraestructuras que resuelvan la gestión de los residuos ( en referencia al plan aprobado en la pasada legislatura, que contemplaba la incineradora). Lo que ocurre es que el pasado 14 agosto GHK nos comunica formalmente por primera vez que pretende llevar a cabo una modificación del proyecto autorizado. Es legítimo hacerlo, pero está sujeto a un procedimiento técnico-administrativo.

– ¿Qué exige este trámite?

– El promotor tiene que explicar qué modificación quiere realizar y, por tanto, presentar un proyecto. El 14 de agosto GHK entrega un proyecto que es una broma, cuatro folios grapados. Tres planos de planta. Esto no es un documento que justifique una modificación. Solicitamos a GHK la información complementaria indispensable para saber si hablamos de una modificación sustancial o no. En el primer caso, el proyecto a desarrollarse en Zubieta debería iniciarse desde cero, en tanto que en el segundo, el trámite sería mucho más corto, porque serviría el plan anterior.

– La Diputación alega que la planta de TMB se contemplaba en el plan anterior y que, además, al desaparecer la incineradora, el impacto ambiental será menor. Por tanto, el cambio no sería sustancial y considera que el proceso se dilata a posta.

– Todas las instalaciones, ya sean acerías, petroquímicas o cualquier otra, están tipificadas por la ley. Por tanto, el argumento de la Diputación no es válido. El proyecto hoy autorizado, el de abril de 2010, preveía una planta con una tecnología determinada y que cerraba el ciclo con un tratamiento de los residuos (escorias y cenizas) mediante gestores autorizados. Ahora GHK pretende modificar el proyecto, con una tecnología y producto final distinto al original. Además, no resuelve el problema de qué hacer con el residuo resultante. Son dos proyectos distintos. Es pura demagogia hablar sin conocimiento de causa.

– Por lo que dice, deduzco que estima que el proyecto de GHK supone una modificación sustancial y deberá iniciarse desde cero el trámite para lograr la Autorización Ambiental.

– No. Lo que digo es que las tipologías de proyecto son distintas. Ahora toca el análisis y ver si estamos ante una situación u otra. Pero GHK no puede pretender arrogarse la capacidad de decidir si la modificación es sustancial o no y, mucho menos, trasladar la presión hacia el Gobierno Vasco. Insisto, el primer documento lo entregaron el 14 de agosto y el proyecto, por llamarlo así, el 20 de octubre. La legislación nos obliga a contestar en el plazo de un mes y así lo vamos a hacer.

– ¿Si se califica la modificación como no sustancial, en qué plazo podría iniciarse la TMB?

– En este supuesto, el proyecto estaría amparado por la Autorización Ambiental del plan anterior. El trámite sería rápido.

– ¿Y si es sustancial?

– Se tendría que tramitar una nueva autorización ambiental. Estamos hablando de un año, como mínimo. En estas cuestiones, no hay trámites rápidos.

– ¿Cuánto tiempo requeriría la construcción de la planta?

– No conozco el proyecto, solo tengo una primera impresión. Estimo que la TMB llevaría entre un año y año y medio de obras. Entre una cosa y otra, dos años y medio.

– ¿El plan de la Diputación cierra el ciclo de la gestión de los residuos?

– El anterior sí lo hacía, este no. En este caso, aun en la hipótesis de que las obras de la TMB de Zubieta se iniciaran mañana, solo da solución a la primera parte de problema, pero queda por saber qué hacer con las 70.000 toneladas de residuos que salgan de la planta. A fecha de hoy, desconocemos su naturaleza. La Diputación afirma que es inerte, pero por experiencias de otras plantas sabemos que siempre quedan restos orgánicos y, por tanto, pueden fermentar. En Bizkaia disponen de una planta de TMB de última generación y allí se aprecian restos orgánicos.

– La Diputación afirma que el ciclo se cierra con el vertedero de ‘inertes’ de Zestoa. Esta instalación carece de Autorización Ambiental. ¿La planta de TMB podría funcionar sin que el vertedero de Zestoa esté en servicio?

– Al final del proceso se necesita una solución para el material que salga de Zubieta. Ese residuo tendrá que ser tratado por un gestor autorizado o por una nueva infraestructura que tendrá que obtener los permisos pertinentes. Parece que se ha optado por esta última alternativa. Imaginemos que la TMB se construye, pero la infraestructura donde llevar los residuos carece de autorización. En este caso, la planta no podría operar, salvo que se buscara otra solución, como dárselos a un gestor autorizado, una posibilidad que contempla el proyecto entregado.

– En el proyecto la Diputación justifica que el residuo será inerte?

– Dice que será inerte, pero no lo justifica. Existe una lista europea que señala claramente qué residuos son peligrosos, no peligrosos e inertes. Esto es lo que se debe justificar. Y no se ha hecho.

– Por tanto, la Diputación se enfrenta al menos a dos problemas: demostrar que la materia que sale de Zubieta es inerte y disponer de un vertedero con los permisos preceptivos. ¿Se les ha enviado el proyecto de Zestoa para la tramitación de la Autorización Ambiental?

– No.

– ¿Le sorprendió el anuncio de la Diputación de habilitar la cantera de Zestoa?

– Sí. Es curioso que se afirme a los cuatro vientos que se va a ubicar allí un vertedero de inertes, cuando en la documentación presentada apenas hay cuatro líneas a este respecto. Supongo que obedece a la decisión de marear un poco más la perdiz. Errazkin ha afirmado incluso ante los vecinos que la ubicación es aquella, cuando la Diputación no es nadie para autorizar ese emplazamiento.

– ¿Cuánto tiempo requeriría el trámite para que la cantera logre la autorización ambiental?

– El proceso es largo. Si el plan general de Zestoa no contempla esa actividad en la parcela, habría que modificarlo. Este plan, a su vez, debería se aprobado por la Diputación o por el Gobierno Vasco. También hay que comprobar si esa instalación está contemplada en el Plan Territorial de Infraestructuras de Residuos de Gipuzkoa. Y, finalmente, si todo lo anterior se cumple, entramos nosotros para verificar si se respeta la normativa ambiental. Por tanto, dos años de trámites. Más impermeabilizar la cantera… Suma y sigue. Por lo menos, tres años para cuando se pudiera abrir. Nos colocamos en otoño de 2017, y eso si todo va bien.

– La Diputación ha prometido que los tres vertederos ahora en servicio se cerrarán a finales de 2015. Para esa fecha, parece claro que no dispondremos de laTMB y tampoco del vertedero. ¿Qué va a hacer Gipuzkoa con los residuos?

– Pues… Tenemos un problema. ¿Qué ha hecho la Diputación en estos tres años? Hemos perdido mucho tiempo. Ha sido este lunes, seis meses antes de las elecciones forales, cuando ha presentado el proyecto. No es de recibo que pretenda responsabilizar al Gobierno Vasco del retraso. Lo que no puede hacer Errazkin es que, el mismo día en que presenta el documento, traslade la responsabilidad a otros a bombo y platillo. Los guipuzcoanos deberían preguntarse dónde está la responsabilidad de quien en tres años y medio ha sido incapaz de presentar un proyecto alternativo.

– ¿Cuál es la solución?

– La Diputación sigue sin resolver el problema. Tampoco ha cumplido con los mandatos de las Juntas. Si no hay una solución alternativa, o prorrogamos la vida de los vertederos actuales o abrimos uno más en Zestoa, en contra de todo lo que había dicho la Diputación e incumpliendo la directiva europea de residuos. Nosotros vamos a ser diligentes en lo que nos corresponde. El Gobierno Vasco no puede permitir que Gipuzkoa se enfrente a una crisis en la gestión de los residuos.

– ¿Si se entra en un callejón sin salida, el Gobierno Vasco tendría que intervenir?

– Se trata de una competencia foral. Nuestra labor es planificar y autorizar las infraestructuras.

Deja un comentario

Las claves de la nueva Kutxa (DV 25-10-2014)

La finalidad del cambio es quitar a los políticos el control de las entidades, profesionalizarlas y que futuros rescates no se hagan con dinero público sino con el de los propios accionistas de los bancos

La conversión de Kutxa en fundación bancaria, igual que han hecho antes BBK, Vital y el resto de cajas importantes del Estado que son propietarias de un banco –como La Caixa, Ibercaja, Unicaja…– viene derivada de la profunda reforma del sistema financiero español impuesta por Europa y el FMI a cambio del dinero (una línea de crédito de 100.000 millones de euros) que hubieron de prestar al país para rescatar a varios de los bancos surgidos de las fusiones de las cajas, el famoso rescate financiero. Se trata de un cambio en la naturaleza jurídica y en el funcionamiento interno de la entidad, que en nada afecta al usuario. Hay que recordar que desde el 1 de enero de 2012 se es cliente de Kutxabank, el banco, mientras que Kutxa, BBK y Vital son sus accionistas pero meras entidades gestoras de Obra Social.

1. ¿Qué es una fundación bancaria?

La fundación bancaria es una nueva figura que, sin ser una entidad financiera, está sujeta a la supervisión del Banco de España en su condición de accionista cualificado de un banco. La fundación bancaria es aquella que mantiene una participación en un banco que alcance, de forma directa o indirecta, al menos un 10% del capital o de los derechos de voto, o que le permita nombrar o destituir algún miembro de su consejo de administración. Su función es gestionar la Obra Social, una vez que el negocio financiero fue trasladado al banco.

2. ¿Por qué el cambio?

Para hacer desaparecer a los políticos del sistema financiero. El hecho de que todas las entidades rescatadas hayan sido bancos procedentes de cajas de ahorros ha hecho que Europa y el FMI hayan optado por cortar por lo sano y acabar con este tipo de entidades: una mezcolanza entre banco y entidad de asistencia social con un elevado grado de influencia política. El objetivo último es profesionalizar el sector, habida cuenta de las decisiones equivocadas, excesos, e incluso irregularidades e ilegalidades que se han cometido en algunas cajas españolas y que motivaron su quiebra y necesidad de rescate.

3. ¿Pagan justos por pecadores?

En el caso vasco, claramente, sí. En las pruebas realizadas hasta la fecha Kutxabank ha resultado la entidad más solvente del Estado como consecuencia de la gestión realizada anteriormente por las cajas. Y para los test de estrés realizados por el Banco Central Europeo (BCE) que se conocerán mañana, fuentes financieras ya han anticipado que el banco vasco volvería a situarse en el podio. Además, ni las cajas vascas ni Kutxabank han recibido un solo euro público para sanear sus cuentas. A pesar de su posición ventajosa y diferenciada, la legislación dice lo que dice y hay que cumplirla.

4. ¿Y si la asamblea hubiera votado ayer en contra de la transformación?

El Gobierno Vasco, como institución encargada de tutelar las cajas, habría de tomar las riendas del asunto y convertir Kutxa en fundación bancaria a la fuerza antes de fin de año, en coordinación con el Banco de España y el Banco Central Europeo, que a partir del 4 de noviembre asumirá el control de casi todo el sistema financiero europeo. Además, la negativa hubiera constituido una infracción muy grave dentro de las previstas en la Ley 26/1988, de 29 de julio, sobre Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito. Esa norma fija como castigo para ese tipo de infracciones una multa por importe de hasta el 1% de los recursos propios o hasta un millón si aquel porcentaje fuera inferior a esta cifra. Además, los administradores de la caja «insumisa» que sean responsables de la infracción serían multados con hasta medio millón de euros, mientras se les inhabilitaría para ejercer cargos de administración o dirección de entidades de crédito por un plazo de hasta diez años.

5. ¿Por qué se anticipa que Kutxa habrá de vender al menos un2% de sus acciones en Kutxabank?

El segundo gran objetivo de la reforma financiera, junto a la despolitización del sistema, es evitar que futuros nuevos rescates se hagan con dinero público. Los reguladores han hecho suyo el eslógan que una amplia mayoría de la sociedad proclamó cuando los rescates de Bankia, CAM, las cajas gallegas, Caixa Catalunya, Caja Castilla La Mancha… Aquel famoso ‘No con mi dinero’. Es obvio que si un rescate no se hace con dinero público, deberán ser los propios accionistas del banco los que asuman ese coste. Y aquí está el quid de la cuestión. Si los únicos accionistas de Kutxabank son Kutxa, BBK y Vital, pero estas son simples gestoras de Obra Social, una especie de ONGs cuyos únicos ingresos proceden precisamente de los beneficios de Kutxabank… ¿quién pagaría un hipotético rescate de Kutxabank? Es obvio que Kutxa, BBK y Vital no tendrían capacidad para ello.

Es por ello que Europa y el FMI apuestan por que las cajas pierdan el control de sus propios bancos. Y si no, que al menos tengan compañeros de viaje capaces de salir en auxilio del banco en caso de que este atraviese dificultades. Para ello, en lugar de imponerlo directamente, la normativa lo hace de forma más sutil, de modo que en la práctica, hace impracticable que las antiguas cajas sigan manteniendo el 100% de Kutxabank. ¿Cómo? Con los llamados ‘incentivos negativos’. Entre ellos, que las cajas (ahora fundaciones) que tengan el control de un banco, deban constituir una ‘hucha’ con dinero y activos muy líquidos y seguros (de fácil venta y buena calificación) de la que echar mano en caso de tener que auxiliar al banco, cumpliendo con su obligación como accionistas de referencia. Es el llamado fondo de reserva.

Ahora bien, las exigencias son menores a medida que la participación accionarial en el banco también es menor. Así, las fundaciones que tengan más de un 50% de un banco deberán constituir ese fondo de reserva. Es el caso de BBK, que hoy tiene el 57% de Kutxabank y de la que se da por hecho que venderá al menos el 7% para librarse de constituir ese fondo. Es fácilmente deducible que si una fundación se ve obligada a guardar una parte de su patrimonio en esa ‘hucha de salvamento’ de su banco, es un dinero que no irá a Obra Social, que sería la gran perjudicada por la medida. El segundo tramo es para las participaciones superiores al 30%, que es el que afecta a Kutxa. En este caso la ley no obliga a crear ese fondo de forma anticipada, pero sí a demostrar que podría hacerlo y que, en caso de necesidad, la fundación tiene capacidad de aportar lo necesario para hacer frente a las necesidades de su banco. Una demostración que vendría de un detallado plan financiero y de desinversiones que debe ser aprobado por el Banco de España. La posibilidad de que Kutxa venda un 2% de Kutxabank es porque la caja guipuzcoana tiene un 32% del banco, y con esa operación se vería liberada de esas obligaciones.

6. ¿Queda «viva» alguna caja de ahorros en España?

Sí. Pero son muy pequeñas y con un radio de acción limitado a su comunidad y a provincias limítrofes. En cualquier caso, también tendrán que traspasar su actividad financiera a una entidad de crédito si su activo supera los 1.000 millones de euros. Kutxabank tiene hoy 60.000 millones en activos. Las únicas supervivientes como cajas son Caixa Ontinyent (que en 2013 ganó un millón de euros) y Caixa Pollença.

¿Qué hay de la propuesta de la Diputación de repartir las acciones de Kutxabank entre los ayuntamientos y el propio Gobierno foral? En primer lugar, supondría despatrimonializar Kutxa. De los 1.600 millones de patrimonio con que nace la nueva fundación, más de 1.500 se deben al valor de las acciones de Kutxabank. Un vaciamiento que podría dar lugar a una responsabilidad de los administradores de la entidad que votaran a favor del mismo. Además, contraviene el espíritu de la Ley de Cajas y Fundaciones, lo que daría argumentos para apreciar un fraude de ley que invalidaría la decisión al instante. Por otra parte, podría ser impugnada por BBK y Vital, ya que también contraviene los acuerdos de integración, con lo que estas cajas podrían reclamar daños y perjuicios así como la toma de control de las acciones de Kutxabank en manos de Kutxa.

De otro lado, adolece de concreciones técnicas fundamentales para saber si es legal y viable. Entre ellas, si el reparto sería a través de una cesión, una donación, una venta… Tampoco se ha explicado quién pagaría a Hacienda los impuestos correspondientes a los dividendos que los ayuntamientos recibirían cada año, si las propias corporaciones municipales o Kutxa una vez le sean cedidos.

Todas estas cuestiones hacen inimaginable que el Gobierno Vasco primero, en su papel de protectorado, y el Banco de España después, quien debería aprobar la operación en última instancia, aceptasen la operación.

Deja un comentario

EAJ-PNVk Hitzemanen inguruan Ezker Abertzaleari ematen dion erantzuna. GARAn argitaratua urriaren 22an

“Hitzeman”: más bien “la gestión vasca de la

racionalidad ética y democrática”

No es fácil comprender la descalificación que Julen Arzuaga hizo hace unos días en GARA en contra de“Hitzeman”, el programa de apoyo a los procesos legales de resocialización de presos, presentado por la Secretaría General para la Paz y la Convivencia.

El Gobierno Va
​sco se ha comprometido. Ha realizado una propuesta viable para apoyar y fomentar la resocialización de los presos/as vascos/as. Ha dejado claro que es una “propuesta” y que abre un periodo de cinco meses para buscar consensos con las fuerzas políticas, con el mundo asociativo, con el Gobierno español y con los propios presos y sus asociaciones.

Julen Arzuaga ha cargado con palabras gruesas contra este planteamiento. De su artículo, voy obviar dos cosas. La primera, un tono que no es de recibo. La segunda, el hecho de hacer decir al Programa Hitzeman lo que no dice, para después descalificarlo sin pudor por decir eso que, en realidad, no dice.

Me centraré en lo que es más estrictamente político. Su argumento principal es que la Propuesta Hitzeman, al apoyarse en el marco legal, “legitima y avala la legalidad de excepción”. Todo el artículo da vueltas en torno a este argumento; pero es un argumento que se rebate con mucha facilidad.

Hitzeman es una herramienta que parte de la legalidad, precisamente, con el objetivo de superar la excepcionalidad. De hecho, su pretensión es hacer que la resocialización vuelva a los cauces de normalidad y salga de la excepcionalidad. Con eso queda rebatido todo el argumento descalificador de Arzuaga. Aquí podría terminar este artículo; pero quedaría un poco corto.

De hecho, me gustaría apuntar, por ejemplo, que en la parte introductoria del Programa Hitzeman se enumeran las modificaciones que defiende el Gobierno Vasco en política penitenciaria (transferencia de prisiones, acercamiento, igualdad en los beneficios ordinarios, etc). Todas esas propuestas de modificación son puntos de acuerdo que ya existen en la sociedad vasca, entre grupos parlamentarios y que el Gobierno Vasco hace suyas.

Siendo esto así y siendo tan fácilmente comprobable, no es fácil entender por qué motivo Julen Arzuaga trata de hacer ver que ese consenso no existe. ¿Por qué quiere dar a entender que el Gobierno Vasco está de acuerdo con las políticas de excepción cuando sabe que no es verdad?

¿A quién beneficia esta distorsión de la realidad? ¿A los presos/as? ¿Cree acaso la izquierda abertzale que puede resolver en solitario la política penitenciaria? Y, si es que no, ¿cómo piensa hacerlo?, ¿con artículos como el citado, arremetiendo con todo y negando acuerdos que ya existen?

Sinceramente, no es fácil de entender. Volvamos al argumento central. Según Arzuaga, Hitzeman “se apoya en el marco legal” y, por tanto, “legitima y avala la legalidad de excepción”. El argumento es muy débil, de hecho se viene abajo sólo con afirmar justo lo contrario. Pero, además, la debilidad de ese argumento se pone a prueba con un ejemplo muy sencillo.

Según la tesis de Arzuaga apoyarse en una legalidad que no se comparte es avalarla, legitimarla, incluso apoyarla. Cabe preguntar a la izquierda abertzale si consideran que la Ley de Partidos o la Ley de Banderas forman parte de una legalidad de excepción.

Lo digo porque… Sortu ha acatado y cumplido la ley de partidos a rajatabla, incluso en exceso, podríamos decir. Por ejemplo, entre otros, el artículo 3.B de sus estatutos no tiene desperdicio. En el Capítulo Preliminar, se afirma que la Ley de Partidos forma parte del “canon de legalidad ordinaria y constitucional”, conforme a la que se constituye Sortu. Por otra parte, los alcaldes de Bildu no desobedecen precisamente la Ley de Banderas y ponen las españolas en los ayuntamientos vascos con toda normalidad.

¿Significa esto que Sortu o los alcaldes de Bildu avalan o apoyan la legalidad de excepción? Yo creo que no, pero siguiendo la argumentación de Julen Arzuaga, habría que decir que sí. Más preguntas. Si alguien para ser parlamentario o alcalde se puede apoyar en la legalidad vigente ¿por qué motivo para mejorar la situación de un preso o para agilizar su reinserción no se va a poder hacer? ¿Es que acaso unos tienen patente de corso y tienen que ser otros los guardianes de las esencias?

Por cierto, no me resisto a señalar la coincidencia literal de la primera crítica de la izquierda abertzale contra Hitzeman en boca de Pernando Barrena, con las declaraciones del Ministro del Interior en contra de esta propuesta. Ambos de acuerdo en censurar al Gobierno Vasco “porque no tiene competencia”. Se equivocan: El Gobierno vasco tiene competencia para impulsar Hitzeman, y además tiene la voluntad y la responsabilidad necesaria para hacerlo.

El artículo de Arzuaga se titulaba: “Hitzeman, la gestión vasca de la excepción española”. En mi opinión Hitzeman representa “la gestión vasca de la racionalidad ética y democrática”. Y responde a una pregunta muy compleja para la que la izquierda abertzale no ha dado todavía respuesta: ¿Cómo se plasman de modo viable, legal y concreto, los procesos de resocialización de los presos de ETA?

En diciembre pasado, el colectivo de presos manifestó estar de acuerdo en que estos procesos se desarrollen mediante “vías legales”, de “modo progresivo e individualizado” y con la “disposición a analizar la responsabilidad individual” de cada preso/a. El Foro Social pidió propuestas concretas sobre resocialización. Hitzeman es una propuesta concreta. Mucho más concreta que refugiarse en una convocatoria anual de gran manifestación, o en la reclamación exclusiva del acercamiento, obviando la posibilidad de alcanzar otros beneficios penitenciarios que mejorarían de forma evidente la vida de tantos presos.

Sin ánimo de polemizar he pretendido dar un punto de vista diferente al expresado por Julen Arzuaga. Con independencia de las iniciativas legislativas concretas que vayamos a impulsar para desactivar la legislación de excepción, Hitzeman necesita de un recorrido. De todas formas, mi objetivo principal es subrayar el siguiente mensaje porque esto es lo que me parece realmente relevante desde el punto de vista político:

Hitzeman es una propuesta abierta a ser mejorada y abierta a la colaboración. No es obligatoria, a nadie se le impone. Si a alguien no le gusta, tiene la plena libertad para presentar una propuesta mejor. En todo caso, tenemos por delante, como mínimo, cinco meses para dialogar con seriedad y claridad sobre una cuestión tan importante como compleja. La mano está tendida.

Maribel Vaquero

EAJko legebiltzarkidea

Deja un comentario