Josean Galera, Viceconsejero de Medio Ambiente (DV 2014-10-26)

«Es infame que la Diputación, después de tres años sin hacer nada, nos achaque el retraso en su plan de residuos»

«El proyecto de la planta de Zubieta, por llamarlo así, lo presentaron el lunes y del vertedero de Zestoa no sabemos nada. ¿Qué han hecho hasta ahora?»

El lunes la Diputación acusó al Gobierno Vasco de retrasar la autorización de la planta de residuos de Zubieta, infraestructura principal del plan de Bildu, por motivos electorales. En esta entrevista, el viceconsejero de Medio Ambiente, Josean Galera, contesta que es «inadmisible e infame que la Diputación, después de tres años sin hacer nada, nos atribuya el retraso». Galera afirma que Gipuzkoa se va a encontrar con un problema, ante el incumplimiento de los plazos dados por la Diputación para la apertura de las instalaciones prometidas. En este sentido, subraya que la institución foral presentó el lunes el proyecto de la planta de Zubieta que pretende poner en marcha a finales del próximo año y que del vertedero de Zestoa «no sabemos nada».

– ¿Están intentando retrasar la autorización ambiental de la planta de tratamiento mecánico-biológico ( TMB) de Zubieta por motivos electorales, tal y como ha denunciado la Diputación?

– Es infame e inadmisible que la Diputación, después de tres años sin hacer nada, venga ahora con estas acusaciones. El Consorcio ( GHK) dispone desde abril de 2010 de los permisos pertinentes para construir las infraestructuras que resuelvan la gestión de los residuos ( en referencia al plan aprobado en la pasada legislatura, que contemplaba la incineradora). Lo que ocurre es que el pasado 14 agosto GHK nos comunica formalmente por primera vez que pretende llevar a cabo una modificación del proyecto autorizado. Es legítimo hacerlo, pero está sujeto a un procedimiento técnico-administrativo.

– ¿Qué exige este trámite?

– El promotor tiene que explicar qué modificación quiere realizar y, por tanto, presentar un proyecto. El 14 de agosto GHK entrega un proyecto que es una broma, cuatro folios grapados. Tres planos de planta. Esto no es un documento que justifique una modificación. Solicitamos a GHK la información complementaria indispensable para saber si hablamos de una modificación sustancial o no. En el primer caso, el proyecto a desarrollarse en Zubieta debería iniciarse desde cero, en tanto que en el segundo, el trámite sería mucho más corto, porque serviría el plan anterior.

– La Diputación alega que la planta de TMB se contemplaba en el plan anterior y que, además, al desaparecer la incineradora, el impacto ambiental será menor. Por tanto, el cambio no sería sustancial y considera que el proceso se dilata a posta.

– Todas las instalaciones, ya sean acerías, petroquímicas o cualquier otra, están tipificadas por la ley. Por tanto, el argumento de la Diputación no es válido. El proyecto hoy autorizado, el de abril de 2010, preveía una planta con una tecnología determinada y que cerraba el ciclo con un tratamiento de los residuos (escorias y cenizas) mediante gestores autorizados. Ahora GHK pretende modificar el proyecto, con una tecnología y producto final distinto al original. Además, no resuelve el problema de qué hacer con el residuo resultante. Son dos proyectos distintos. Es pura demagogia hablar sin conocimiento de causa.

– Por lo que dice, deduzco que estima que el proyecto de GHK supone una modificación sustancial y deberá iniciarse desde cero el trámite para lograr la Autorización Ambiental.

– No. Lo que digo es que las tipologías de proyecto son distintas. Ahora toca el análisis y ver si estamos ante una situación u otra. Pero GHK no puede pretender arrogarse la capacidad de decidir si la modificación es sustancial o no y, mucho menos, trasladar la presión hacia el Gobierno Vasco. Insisto, el primer documento lo entregaron el 14 de agosto y el proyecto, por llamarlo así, el 20 de octubre. La legislación nos obliga a contestar en el plazo de un mes y así lo vamos a hacer.

– ¿Si se califica la modificación como no sustancial, en qué plazo podría iniciarse la TMB?

– En este supuesto, el proyecto estaría amparado por la Autorización Ambiental del plan anterior. El trámite sería rápido.

– ¿Y si es sustancial?

– Se tendría que tramitar una nueva autorización ambiental. Estamos hablando de un año, como mínimo. En estas cuestiones, no hay trámites rápidos.

– ¿Cuánto tiempo requeriría la construcción de la planta?

– No conozco el proyecto, solo tengo una primera impresión. Estimo que la TMB llevaría entre un año y año y medio de obras. Entre una cosa y otra, dos años y medio.

– ¿El plan de la Diputación cierra el ciclo de la gestión de los residuos?

– El anterior sí lo hacía, este no. En este caso, aun en la hipótesis de que las obras de la TMB de Zubieta se iniciaran mañana, solo da solución a la primera parte de problema, pero queda por saber qué hacer con las 70.000 toneladas de residuos que salgan de la planta. A fecha de hoy, desconocemos su naturaleza. La Diputación afirma que es inerte, pero por experiencias de otras plantas sabemos que siempre quedan restos orgánicos y, por tanto, pueden fermentar. En Bizkaia disponen de una planta de TMB de última generación y allí se aprecian restos orgánicos.

– La Diputación afirma que el ciclo se cierra con el vertedero de ‘inertes’ de Zestoa. Esta instalación carece de Autorización Ambiental. ¿La planta de TMB podría funcionar sin que el vertedero de Zestoa esté en servicio?

– Al final del proceso se necesita una solución para el material que salga de Zubieta. Ese residuo tendrá que ser tratado por un gestor autorizado o por una nueva infraestructura que tendrá que obtener los permisos pertinentes. Parece que se ha optado por esta última alternativa. Imaginemos que la TMB se construye, pero la infraestructura donde llevar los residuos carece de autorización. En este caso, la planta no podría operar, salvo que se buscara otra solución, como dárselos a un gestor autorizado, una posibilidad que contempla el proyecto entregado.

– En el proyecto la Diputación justifica que el residuo será inerte?

– Dice que será inerte, pero no lo justifica. Existe una lista europea que señala claramente qué residuos son peligrosos, no peligrosos e inertes. Esto es lo que se debe justificar. Y no se ha hecho.

– Por tanto, la Diputación se enfrenta al menos a dos problemas: demostrar que la materia que sale de Zubieta es inerte y disponer de un vertedero con los permisos preceptivos. ¿Se les ha enviado el proyecto de Zestoa para la tramitación de la Autorización Ambiental?

– No.

– ¿Le sorprendió el anuncio de la Diputación de habilitar la cantera de Zestoa?

– Sí. Es curioso que se afirme a los cuatro vientos que se va a ubicar allí un vertedero de inertes, cuando en la documentación presentada apenas hay cuatro líneas a este respecto. Supongo que obedece a la decisión de marear un poco más la perdiz. Errazkin ha afirmado incluso ante los vecinos que la ubicación es aquella, cuando la Diputación no es nadie para autorizar ese emplazamiento.

– ¿Cuánto tiempo requeriría el trámite para que la cantera logre la autorización ambiental?

– El proceso es largo. Si el plan general de Zestoa no contempla esa actividad en la parcela, habría que modificarlo. Este plan, a su vez, debería se aprobado por la Diputación o por el Gobierno Vasco. También hay que comprobar si esa instalación está contemplada en el Plan Territorial de Infraestructuras de Residuos de Gipuzkoa. Y, finalmente, si todo lo anterior se cumple, entramos nosotros para verificar si se respeta la normativa ambiental. Por tanto, dos años de trámites. Más impermeabilizar la cantera… Suma y sigue. Por lo menos, tres años para cuando se pudiera abrir. Nos colocamos en otoño de 2017, y eso si todo va bien.

– La Diputación ha prometido que los tres vertederos ahora en servicio se cerrarán a finales de 2015. Para esa fecha, parece claro que no dispondremos de laTMB y tampoco del vertedero. ¿Qué va a hacer Gipuzkoa con los residuos?

– Pues… Tenemos un problema. ¿Qué ha hecho la Diputación en estos tres años? Hemos perdido mucho tiempo. Ha sido este lunes, seis meses antes de las elecciones forales, cuando ha presentado el proyecto. No es de recibo que pretenda responsabilizar al Gobierno Vasco del retraso. Lo que no puede hacer Errazkin es que, el mismo día en que presenta el documento, traslade la responsabilidad a otros a bombo y platillo. Los guipuzcoanos deberían preguntarse dónde está la responsabilidad de quien en tres años y medio ha sido incapaz de presentar un proyecto alternativo.

– ¿Cuál es la solución?

– La Diputación sigue sin resolver el problema. Tampoco ha cumplido con los mandatos de las Juntas. Si no hay una solución alternativa, o prorrogamos la vida de los vertederos actuales o abrimos uno más en Zestoa, en contra de todo lo que había dicho la Diputación e incumpliendo la directiva europea de residuos. Nosotros vamos a ser diligentes en lo que nos corresponde. El Gobierno Vasco no puede permitir que Gipuzkoa se enfrente a una crisis en la gestión de los residuos.

– ¿Si se entra en un callejón sin salida, el Gobierno Vasco tendría que intervenir?

– Se trata de una competencia foral. Nuestra labor es planificar y autorizar las infraestructuras.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: