2018-02-04ko PRENTSA DOSSIERRA

photo_2018-02-04_11-49-18_content

Titularrak:

EUSKADI

OPINIÓN

CATALUNYA

EKONOMIA-ENPRESA-ENPLEGUA

HERRIALDEAK

  • Uno de cada cinco abuelos guipuzcoanos cuida casi seis horas diarias de sus nietos

DEBAGARAIA

Esaldiak:

  • UNA CLARA INTROMISIÓN EN LA INDEPENDENCIA DEL LEGISLATIVO. Juan Mari Atutxa: Más de una década después, un tribunal vuelve a ordenar a un Parlamento -en este caso, el catalán- cómo debe funcionar y le impone condiciones sobre su actuación. Atutxa niega que sean situaciones paralelas, pero sí ve una clara intromisión en la independencia del legislativo.

  • CATALUNYA NECESITA APELAR A LA RACIONALIDAD, AL POSIBILISMO Y A LA NECESIDAD DE GOBERNARSE POR SÍ MISMA. Pablo Muñoz: En los WhatsApp de Carles Puigdemont enviados a su compañero en el exilio y diputado de ERC Toni Comín, tira la toalla, mientras el nacionalismo español ruge victorioso. Fue épico mientras duró, fue un reto heroico para unos, patético para otros, pero sin más consecuencias que el suspense y el bucle infinito. Puigdemont no será president, y no solo se lo impedirá el acoso político, jurídico y penal del Estado español, sino la necesidad que tiene Catalunya de apelar a la racionalidad, al posibilismo y a la necesidad de gobernarse por sí misma.

  • EL DENOMINADO DERECHO A DECIDIR DE LA SOCIEDAD VASCA HA DE SER PUNTO DE ENCUENTRO, NO DE RUPTURA. Juanjo Álvarez: En el imaginario colectivo este derecho viene asociado con una urna, es decir, con una consulta en la que todas las posiciones se simplifican en un sí o un no. Frente a esta orientación, y en la línea argumental desarrollada por Daniel Innerarity, cabría proponer otro enfoque más extenso y aglutinador de las diferentes sensibilidades que conviven en nuestra sociedad: consistiría en trabajar y esforzarse por buscar una formulación de nuestro autogobierno en la que puedan encontrarse una gran mayoría de personas. ¿Por qué contentarse con un 50% cuando evidentemente con renuncias y cesiones recíprocas podemos, tras un trabajo de deliberación y debate, ofrecer a la ciudadanía una propuesta en la que pueda encontrarse satisfecha un 75%?

  • PACTO Y DEMOCRACIA HAN DE SER LOS PILARES DE LA NACIÓN FORAL VASCA DEL SIGLO XXI. Juanjo Álvarez: El Derecho a Decidir debe basarse y anclarse sobre la base del logro de un pacto político e institucional que posteriormente habrá de ser ratificado por la ciudadanía vasca. Una actualización y modernización de nuestra foralidad requiere, para no quedar desnaturalizada, que se articule como continuidad de la tradición pactista que ha servido de inspiración a la organización política de los territorios vascos desde la etapa foral. Pacto y democracia han de ser los pilares sobre los que habrá de asentar toda la renovada organización política de la nación foral vasca del siglo XXI. Y desde el reconocimiento de la pluralidad de la sociedad vasca, como valor a preservar y promover, el Derecho a Decidir debe entenderse desde una perspectiva de bilateralidad asimétrica entre el Estado y Euskadi, desde la necesaria confianza recíproca (ahora inexistente) y desde la lealtad y el respeto mutuo.

  • EL DERECHO A DECIDIR DEBE RESPONDER A UNA ADECUACIÓN DEL CONCEPTO DE SOBERANÍA A LA INTERDEPENDIENTE REALIDAD SOCIAL Y POLÍTICA DEL SIGLO XXI. Juanjo Álvarez: La razón última de esta reivindicación política del Derecho a Decidir no es buscar, como morbosamente se subraya en numerosos medios, un choque de soberanías, ni es un atajo hacia la independencia: responde a una adecuación del concepto de soberanía a la interdependiente realidad social y política del siglo XXI, y que resuelva nuestra inserción como nación dentro de un Estado organizado políticamente mediante una descentralización que no responde a la verdadera cultura política de los sucesivos gobiernos sobrevenidos desde 1978.

  • MEMORIA HISTÓRICA PARA EL HOLOCAUSTO Y TAMBIÉN PARA LAS DRAMÁTICAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA CIVIL Y LA DICTADURA. Jokin Bildarratz: Cuando los Grupos Parlamentarios intentamos traer al debate proyectos al respecto y tratamos de recordar a las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo, siempre recibimos su “no” por respuesta. “Olvidar es violar la memoria”. ¿Siempre es así o solo en algunos casos? Al parecer, cuando la memoria histórica se refiere al holocausto, recordar es imprescindible, pero cuando se trata de recordar las dramáticas consecuencias de la Guerra Civil y la dictadura, se entiende como fruto de un deseo de “resucitar viejos fantasmas y enemistades que no merece la pena despertar”. Aunque los negros capítulos de la historia protagonizados por Hitler y Franco coincidieron prácticamente en el tiempo, la consideración que de ellos tiene el PP es peculiarmente dispar.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: